Nada que esconder, de Anna Boluda Gisbert

Gina tiene 14 años. Como otras muchas familias, la suya ha tenido que dejar la gran ciudad en la que vivían, Barcelona, porque el dinero no les llegaba para pagar el alquiler.

 

Para su familia va a ser más complicado por dos razones, porque ella tiene dos madres, y porque han regresado al pueblo en el que vivió una de ellas, y del que salió hace veinte años y al cual nunca más había vuelto.

 

Gina tiene que adaptarse a un nuevo instituto, y no va a ser tarea fácil. Suerte que su compañera de mesa , Joana, es un encanto  y pronto harán buenas migas. Pero no todos sus compañeros son como Joana, y pronto se sabrá que sus madres son una pareja lesbiana.

 

Por otro lado, su madre Carla encuentra el diario que empezó a escribir de adolescente, cuando sufría acoso en su instituto porque descubrieron que se había enamorado de una compañera.

 

La novela va a ir alternando el relato de Gina  con los recuerdos de Carla. Afortunadamente, tendrán un final muy distinto.

 

Esta entrada ha sido publicada también en el blog La leonera del Chacel, del IES Rosa Chacel de Colmenar Viejo

  

 

Quizás también te interese:

 

Literatura juvenil

 

Literatura juvenil LGTBI

 

Obras literarias

 

 

Hablando de todo un mucho en Facebook.

Hablando de todo un mucho en Twitter

Para compartir esta página.

Jóvenes LGTBI (lesbianas, gays, transexuales, bisexuales, e intersexuales)

Jóvenes LGBT.

Chrysallis

Asociación de familias de menores transexuales

Reflexiones de un profesor gay fuera del armario

Fundación Daniela

Mi página en Facebook.

Pensamiento crítico. Artículos
Pensamiento crítico. Artículos
Reconstruir casas palestinas. Blog del área internacional de Acción en Red Madrid
Reconstruir casas palestinas. Blog del área internacional de Acción en Red Madrid
Página web del programa "Por los Buenos Tratos" que impulsa la ONG "acciónenred".
Página web del programa "Por los Buenos Tratos" que impulsa la ONG "acciónenred".

900 20 20 10

Teléfono ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes