mar

01

mar

2016

Puta, maricón: esas palabras que nos vigilan.

Columna publicada en la sección Historias mínimas de la revista Cuadernos de Pedagogía, número 464, febrero de 2016, con el título Esas palabras que nos vigilan.

 

En los institutos oímos todo tipo de insultos, a veces dichos con intención expresa de ofender, a veces simplemente como una manera de condimentar las conversaciones. De dos de ellos voy a ocuparme ahora porque en ambos se condensan numerosas cuestiones relativas a la identidad de género y la orientación sexual. Me refiero a “puta”  y “maricón”. Solo tienen en común la capacidad de herir y su función: son como mastines que cuidan del rebaño mientras el amo está ausente, ninguna oveja podrá salirse del camino marcado, la obligarán a volver con las demás. Y como si fueran un rebaño, a todos los alumnos y alumnas les afectan estos insultos, no es necesario ser gay para que la palabra “maricón” ejerza su función disciplinaria. “Puta” delimita el comportamiento aceptable de una chica, “maricón” demarca lo que significa ser un hombre. Delimitar y demarcar son dos verbos que no terminan de expresar bien lo que quiero decir. Marcan unos límites, sí, pero esos límites no son fijos  sino que  se mueven constantemente y no siempre sabemos dónde están. De ahí derivan en parte su poder, nunca estaremos seguros de satisfacer sus demandas. "¿Me llamarán puta si hago esto? ¿Esto no será de maricones?"

Son dos insultos asimétricos. “Puta” no cuestiona la condición de mujer sino su comportamiento.  Calificar a alguien de maricón, en cambio, implica afirmar que no es un hombre. No existen diversas maneras de ser hombre, existe solo una y solo en un determinado grado, todo el rato corren (corremos) el peligro de no ser “lo suficientemente” hombres.

 

¿Cómo podemos erradicarlos de los institutos? No soy partidario de prohibir las palabras sino de quitarles su fuerza, y son nuestros miedos e inseguridades la fuente de la que extraen su poder los insultos. Debemos analizarlos con nuestros alumnos, descubrir sus hilos ocultos, reírnos de ellos. Nadie puede erigirse en el juez de la vida amorosa de una chica, no existe una sola manera de ser hombre. Tenemos que convertir a los temibles mastines en diminutos perritos cuya ferocidad solo nos provoque risa.  

 

Carlos Javier Herrero Canencia.

 

Profesor de Lengua y Literatura castellana en el IES Rosa Chacel de Colmenar Viejo.

Escribir comentario

Comentarios: 5
  • #1

    Pilar Durán (martes, 01 marzo 2016 23:06)

    Tomo nota y lo llevaré al aula
    ;-)

  • #2

    Giuliana (jueves, 03 marzo 2016 18:25)

    Me encantan tus palabras, muchas gracias por Carlos. Las voy a compartir con otrxs profesores. Por Italia tus reflexiones son muy urgentes y necesarias.

  • #3

    Lili Polo (domingo, 06 marzo 2016 23:06)

    Siempre me preocupó y ocupó este tema en el aula. Bravo Carlos por tratarlo con valentía. No se si podremos quitarle el sentido a las palabras pero si creo que hay que hablar con los niños y las niñas para conocer al monstruo y neutralizar su impacto en su vida emocional. Chapeaux amigo!!!

  • #4

    Verónica (sábado, 02 abril 2016 20:18)

    Muy lindo artículo. Sería interesante empezar a nombrarlos como "estudiantes" más veces y un poco menos como "alumnos", para darles otra entidad desde el discurso mismo. Saludos.

  • #5

    Gonzalo SA (jueves, 05 mayo 2016)

    Muy buena entrada Carlos, enhorabuena.
    Desde mi infinita ignorancia y mi visión de alumno, o estudiante entre fiesta y fiesta, quería lanzarte una pregunta:
    Es verdad que es necesario cambiar el lenguaje para que la sociedad cambie, si indagamos en nuestra lengua nos damos cuenta de las numerosas expresiones machistas que utilizamos a diario, ¿pero cambiando el significado que se le da a esas dos palabras realmente crees que va a cambiar de algún modo la preocupación por estar mal visto por la sociedad?
    Me explico, si degradamos el insulto de maricón a una simple burla que no hace daño a nadie, como si fuese otra palabra, o mejor, dejamos de usarla, ¿crees que los estudiantes, o todos en general, no vamos a sentir la impetuosa necesidad de hacer las cosas "como Dios manda", ateniéndonos a las convenciones sociales? ¿Realmente piensas que cambiando el lenguaje van a dejar de mirar mal a las chicas que van con un vestido "de pendón" o a los hombres por ser "unos blandos"?
    Disculpa mi intromisión y enhorabuena otra vez por el blog.
    Nos veremos por los pasillos.
    Saludos, Gonzalo.

Hablando de todo un mucho en Facebook.

Hablando de todo un mucho en Twitter

Para compartir esta página.

Jóvenes LGBT

Jóvenes LGBT.

Chrysallis

Asociación de familias de menores transexuales

Reflexiones de un profesor gay fuera del armario

Fundación Daniela

Mi página en Facebook.

Reconstruir casas palestinas. Blog del área internacional de Acción en Red Madrid
Reconstruir casas palestinas. Blog del área internacional de Acción en Red Madrid
Página web del programa "Por los Buenos Tratos" que impulsa la ONG "acciónenred".
Página web del programa "Por los Buenos Tratos" que impulsa la ONG "acciónenred".

900 20 20 10

Teléfono ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes